Qué es lo más importante

22 abril 2015

Esa semana os prometí explicaros el por qué la última foto que colgué de Iris era un montaje de dos tomas.

La razón es muy sencilla y evidente: SEGURIDAD

Llevo relativamente poco tiempo de cara al público como fotógrafa newborn, pero eso no quiere decir que antes no haya invertido tiempo, dinero y mucho esfuerzo en la formación para poder realizar dichas fotografías. Como todos, yo también tuve un comienzo, una primera vez. Pero si algo he tenido siempre claro es que la fotografía de recién nacidos tiene que ir de la mano de la seguridad, el respeto y la comodidad del bebé siempre. Mandan ellos en tiempos, en poses y en el ritmo de las sesiones.

Para mi fotografiar bebés no es solo colocarlos en un puf y hacerles la foto de la manera que "caigan", colocarles un gorrito cuchi y disparar. Voy más allá. Soy consciente de la importancia que el tiempo dará a estas fotografías por el momento que estáis viviendo. Captar el principio de la vida, una nueva bienvenida al mundo, es mucho más serio que disparar un botón.

Por eso no veréis en mi portfolio posturas complicadas, ni atrezzos exagerados que llamen más la atención que el propio bebé (eso no quiere decir que me niegue a hacer X fotos con atrezzo que los padres quieran, es diferente).

Fotografiar bebés recién nacidos es serio, muy serio. O por lo menos yo lo siento así. Debemos tener en cuenta una serie de condiciones: el espacio debe estar aclimatado. Pensad que el bebé en la mayoría de las fotos está desnudito. Nosotros podemos pasar calor, pero ellos no deben pasar frío. Nunca se debe dejar solo al bebé y SIEMPRE hay que escucharlo. Hay bebés que no soportan estar boca abajo y otros que no les gusta estar boca arriba. Y eso nos lo cuentan ellos.

Yo lo comparo a un baile... Empezamos a bailar y los ritmos y los pasos los marca el bebé. Nosotros escuchamos y hacemos la coreografía según nos vaya marcando, sin forzar... Por eso las sesiones son largas.

Durante los primeros días de vida, la flexibilidad de los bebés sigue siendo espectacular. Emular las posturas que tenían en el vientre de mamá resulta menos complicado. Eso no quiere decir que sea fácil. La paciencia es otra de las características de estas sesiones. Y el ir poco a poco. 

Pero esa flexibilidad no es sinónimo de superpoderes. Todo tiene un límite. Un bebé no deja de ser una persona y, como tal, debemos escucharlo y tener cuidado con según qué posturas. 

Últimamente estoy viendo por la red fotos de bebés recién nacidos colgados de ramas, en posturas imposibles para un bebé o incluso dentro de una vasija ¡de cristal!. Y me sorprende que la reacción de la gente que ve estas fotos sea de admiración o de risas y sonrisas y "oh qué gracioso". Y a mi solo me sale ponerme la mano en la boca con el corazón encogido.... Si, podéis decirme que el vaso de cristal puede ser un montaje y que el bebe no deja de estar solo un momento..pero está en una vasija de cristal que se puede romper aunque hayan 20 personas al lado... No se si me entendéis.

La siguiente fotografía, con una postura que se llama "froggie", la realicé una mañana de sesión-taller junto a otras dos compañeras y amigas (Twinkle y Pao Palacios) mucho más experimentadas que yo. 
La realicé con toda la tranquilidad del mundo porque estaban ellas en todo momento, sin soltar al bebé ni un segundo y respetando su tiempo. No me veréis hacer esta postura en mi sesiones. Primero por lo que os estoy contando, se necesita un plus de seguridad y experiencia. Y dos, porque no es le tipo de fotografía que yo quiero ofreceros. Eso no me hace peor ni mejor fotógrafa. Simplemente mi apuesta de valor es otra.



El bebé no tiene la suficiente fuerza en sus manitas para soportar el peso de su cabeza, sobre la cuál tampoco tiene excesivo control (si tenéis un bebé habréis visto seguro que en mitad de un sueño placentero han tenido una espasmo o movimiento brusco, probablemente causado por el propio sueño ). Me resulta absurdo arriesgar el bienestar de un bebé por conseguir una foto "bonita".
Las compañeras que yo conozco y que realizan este tipo de fotografía, siempre, siempre, hacen un composit de dos o más tomas, que realizan con ayuda de los mismos papás o de sus ayudantes. Si no es así, preguntad, habladlo y, si no estáis de acuerdo, decidlo. Son vuestros hijos.

Antes de escribir este post me documenté preguntando a personas que tratan todos los días con bebés recién nacidos, como es el caso de pediatra y matrona. Me resumieron en una palabra lo que tenemos que tener al 100% al hacer estas sesiones. SENTIDO COMÚN. No olvidar que tratamos con personas frágiles y que, aunque no hablan con palabras si que lo hacen con su cuerpo y sus gestos. Pero esto del sentido común se puede trasladar a los padres también. Elegid a vuestro fotógrafo barajando todas las opciones, pero no olvidéis la de la formación y la seguridad. En la fotografía no todo es hacer click. Conlleva mucha preparación antes, durante y después.

Aquí os dejo la foto de Iris que, aunque parezca que  la pose es más sencilla, cualquier precaución es poca a la hora de tener en cuenta la seguridad del bebé ante todo. Y solo tenemos que invertir un poco más de tiempo editando. Vamos, yo ni me lo pienso. Y vuelvo a repetir...eso no me hace peor fotógrafa.



Ya sabéis, antes de elegir a vuestro fotógrafo, tomaros vuestro tiempo, informaros, mirad su trabajo y ante cualquier duda preguntad...

Espero que con este post, un poco largo y especial, hayáis conocido un poco más de mi forma de trabajar y de lo que es realmente importante transmitiros para mi en este tipo de sesiones.

Aquí os dejo los enlaces de algunas de mis compañeras hablando sobre el tema de la seguridad. Iré actualizando a medida que alguna publique algo más.

La bicicleta Vermella , AM BabiesPao PalaciosLife Clicks by Mireia, Miriam Gironés

Victòria Peñafiel amplia el tema de seguridad en las sesiones, así que, por no repetirme más, podéis echarle un vistazo al post que ha escrito, os lo recomiendo.

Un abrazo y feliz día!

No hay comentarios:

Publicar un comentario