Litel Pipol- semana 35

29 enero 2014

Esta es la primera semana que publico aquí la foto de Litel Pipol…y me emociona inmensamente. Se que desde fuera se ve de otra manera y que quizás penséis que soy una exagerada, pero cuando trabajas duro para conseguir algo y va tomando forma…jolin, emociona un rato.

Bueno, volvamos a Litel Pipol y dejémonos de ñoñerías :)

El momento de la comida para mi siempre ha sido un suplicio (y para mis padres más). He sido la peor comedora del mundo mundial y mis padres han sufrido horrores con eso. Mi gran suerte (mi padre siempre me lo decía) es que mi hija es todo lo contrario. Nunca, pero nunca, he tenido problemas con ella en ese sentido. Hasta el punto que no me ha agobiado que un día no tuviera tanta hambre o se dejara la mitad de la comida. Este es un tema que martiriza a muchas madres y con Norah no lo he vivido. Me gusta verla disfrutar de la comida (en su justa medida que conste. Es una niña que come bien pero no devora) porque yo no recuerdo haberle dicho nunca a mi madre "mamá tengo hambre". Al contrario, empezaba a sudar cuando se acercaba la hora de la comida o la cena. Y quizás una de las razones fuera que esa hora se convertía, además de en algo que no me gustaba, en un momento muy serio… "con la comida no se juega" "no se hace ruido al comer"etc… Vamos, lo que nos decían a todos.  Y creo que jugar con la comida (ojo, todo dentro de unos límites también) hace que los niños la vean de otra manera y no huyan de ella antes de probar cosas diferentes.
Por supuesto es una reflexión personal…vosotros ¿qué pensáis o cuál ha sido vuestra experiencia?






Si hay alguien que no conozca Litel Pipol contarles que es un espacio en el que 27 fotógrafas y 1 fotógrafo compartimos momentos de nuestros pequeños. Os aconsejo echarle un vistazo porque es una preciosidad ver todos esos momentos juntos. Puedes hacerlo AQUI

2 comentarios:

  1. ¡Enhorabuena Eva por este primer post publicado en esta casita que te has empezado a hacer y que tanta ilusión me hace! Esta Norah cada día está más guapa...
    Yo he sido de buen comer. Nunca he tenido problemas con la comida, y hay muy pocas pero poquísimas comidas que no me gusten (a veces me gustaría que hubiera más ;-)) dice mi madre que cuando tenía 9 meses o así, ella me pasaba por la batidora mi comida, y cuando llegaba mi padre, me sentaba en sus rodillas y mientras el comía, yo me lanzaba a su plato, lo cogía con los dedos y para la boca, jajajaaja!!!. Me encanta disfrutar con la comida, y sobretodo sentarme y estar un montón de tiempo de tertulia después...un besote guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja qué bueno!

      Mira en eso coincidimos! Los momentos de tertulia son únicos! Y creo que es una de las cosas que envidian los extranjeros de nosotros, la forma en la que vivimos el momento de sentarnos en la mesa como momento importante de interacción social.

      Besazos guapa y gracias por pasarte!

      Eliminar